Blogia

Escalambrujos.

Adán y Eva creando el jazz

«Adán y Eva, después del desayuno, se pusieron el chándal, cogieron las bicicletas y salieron a pasear. A medida que avanzaban se iban creando los caminos, el paisaje, los ríos azules, los valles, los bosques, los animales. Por la tarde crearon también la música de jazz y el güisqui y así hasta la mañana siguiente que fue lunes y ya intervino Dios.»

Manuel Vicent ("El País", 9-6-2002: Zumo)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ha muerto Mariano Constante

Lo he leído en el blog de Antón Castro y después una amiga me ha enviado un email. Lo leí cuando tenía 15 o 16 años y después intenté seguirlo y escucharlo en alguna conferencia. Siempre quedará su memoria en forma de libros y entrevistas, para conocer el horror de aquellos campos de concentración y la actitud de muchos republicanos españoles

Mariano Constante, aragonés superviviente del campo de exterminio nazi de Mauthausen.

Nacido en Capdesaso, combatió en la Guerra Civil en la 43 División del Ejército Republicano Español, que estuvo en el paso de Bielsa, y fue militante de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). Se exilió a Francia en febrero de 1939 y, tras estar enrolado en una Compañía de Trabajadores Extranjeros al servicio del Ejército francés, cayó prisionero de los alemanes cerca de la línea Maginot una vez que cayó París, en junio de 1940.

Su llegada a Mauthausen fue el 7 de abril de 1941. Pero él decía no recodarlo bien. Prefería acordarse de la liberación. "Era muy duro saber que acababa nuestro holocausto, pero que muchos no estaban presentes", diría en una entrevista a HERALDO. Además de los horribles trabajos que soportó, tuvo que despedirse de muchos compañeros. A Mauthausen entraron 841 republicanos aragoneses, de los que murieron 474. Su subsistencia allí tuvo mucho que ver con la organización clandestina que logró organizar, sin contar la solidaridad entre los presos españoles y, aunque parezca mentira, el sentido del humor. "Era una de las cosas que nos impusimos", contó. Salió el 5 de mayo de 1945. Pero fue difícil olvidar. Es más, nunca lo pretendió. El histórico preso fue el más prolífico y notario de lo que ocurrió en aquellos siniestros barracones. Sus libros, como 'Triángulo Azul. Los republicanos españoles en Mauthausen', 'Los años rojos' o 'Yo fui ordenanza de los SS', se convirtieron en la memoria viva del terror nazi.

Descanse en paz

Transpirene de Juan Gavasa

El genial periodista, escritor y bloguero Juan Gavasa, macho eres un hombre del renacimiento, publicó estas navidades una estupenda guia viajera,”Transpirene” editada por SUA Edizioak. La introducción a la guía la podéis leer en su blog y perderos un rato por sus entradas porque la calidad narrativa es enorme, ahora Juan esta missing como bloguero, esta entrada no es una chinita para decir que se echan de menos tus escritos y que la última cerveza la pague yo, así que te toca.

Os ahorro un viaje, la guía no está en El Corte Inglés.  

*La fotografía la tomé en el Carnaval de Bielsa el año pasado.

Matanza de la Calle Atocha

El 24 de enero de 1977 un grupo de pistoleros ultraderechistas asalto un despacho de abogados laboralistas afiliados a CCOO y al PCE, todavía ilegal en España, condujo a los 9 abogados y abogada que en el interior, a las diez de la noche, todavía continuaban trabajando, a una habitación y allí los ametrallaron a todos, muriendo cinco de ellos y quedando otros cuatro gravemente heridos.

Los asesinos fueron José Fernández CerráCarlos García Juliá y Fernando Lerdo de Tejada  y el autor intelectual el entonces secretario provincial del sindicato vertical del transporte Francisco Albaladejo. 13 años después un informe de los servicios secretos italianos demuestra la participación de un ciudadano de ese país, perteneciente a una organización anticomunista vinculada a la CIA. Lerdo de Tejada se fugó en 1979 en un permiso penitenciario, manda cojones, antes del juicio y todavía sigue en paradero desconocido; Garcia Julia se fugó cuando le quedaban 10 años de prisión y fue detenido en Bolivia por tráfico de estupefacientes y cumple condena en una carcel Boliviana, donde espero que le esten llenando el ojete de esperma de “Soldadito Boliviano” como recito Celaya y Fernández Cerrá parece que trabaja, como no, de vigilante de seguridad, ese gremio.....

La matanza fue un duro golpe a la moral democrática y de izquierdas española y supuso la primera manifestación multitudinaria tras la muerte del dictador. El Partido Comunista pactó con el gobierno de Suarez que se permitiera un entierro público a cambio de que los dirigentes Comunistas mantuvieran a sus afiliados tranquilos, el PC fue, al contrario que el PSOE, un partido activo en la clandestinidad y en la lucha antifranquista. Las imagenes del entierro son sobrecogedoras, los cientos de puños levantados al paso de los ataudes, los cantos de La Internacional...., la demostración de poder y solemnidad que hizo el PC esos días provocó, que tres meses después, durante la festividad de Sábado Santo se legalizara el Partido Comunista Español.

Hace 33 años, el 24 de enero de 1977 murieron acribillados a tiros en el número 55 de la calle Atocha de Madrid los abogados Enrique Valdevira, Luis Javier Benavides, Francisco Javier Sauquillo, el estudiante de derecho Serafín Holgado de Antonio y el administrativo Ángel Rodriguez Leal. En realidad los muertos fueron diez, porque Dolores González Ruiz, casada con Sauquillo estaba embarazada y el bebé murió. Los asesinos eran muy católicos.

Me estoy leyendo Anatomía de un instante, novela-ensayo sobre la asonada del 23-f escrito por Javier Cercas y, por curiosidad, me estoy apuntando muchos de los nombres que aparecen en el libro, porque tanto nombre compuesto me chirría y me suena bastante y el google ayuda mucho a seguir la pista a la gente y es que pese a los 33 años que han pasado desde la matanza siguen muchas cosas igual y es que, debajo de la corbata naranja, o el traje de empresario centrista y demócrata de toda la vida, creo que aun hay mucho camisa azul.

Y volver, volver, volver.

Tengo esto más abandonado que Belén Esteban los estudios. Así que voy a hacer propósito de enmienda e intentar actualizar el blog al menos una vez a la semana. Comienzo actualizando la sección de links, eliminando algunos de los que ya no se actualizan o ya no sigo (Calle Lepanto lo dejo con la esperanza de que algún día su autora recupere tan genial blog).

Kenia se está currando el blog, y muchas otras cosas más, de la asociación Desarrollo 2000 en Africa, con la que viajamos a Guinea, y lo inauguró ayer.

Actualizo con dos fotógrafos más Pep Bonet y Tomas Munita, del que ya hable.

En la sección de  viajes pongo el blog de un chico que está intentando dar la vuelta al mundo en low cost y cuenta como. Y uno de tres amigos que hicieron la ruta 66 en coche, lo leí hace unos años y me pareció divertidísimo, algún día con perricas y chufletes lograré emularlos. 

Y, para hacer repaso de la semana, que ya es viernes, recomiendo escuchar la crónica de Fran Sevilla en RNE sobre los marines en Haiti. Menos mal que aun queda periodismo de verdad.

*La de la foto es mi yaya vigilando que las morcillas se cuezan perfectamente.

Las cosas de la basura.

 

Me encanta escuchar a Van Morrison en mi nuevo equipo Hi-Fi marca Marantz Superscope encontrado en la basura el otro día. El giradiscos, el sintonizador de radio y la pletina de cassettes las he guardado en un armario (que uno nunca sabe lo que nos traeran los tiempos), pero los bafles y el ampli  aquí estan en mi salón, conectado al ipod con discos en calidad flac y sonando de maravilla. Todas las navidades pasa igual, el año pasado un pedazo de televisor de 32 pulgadas, panorámico, mi actual televisor, tirado en el contenedor. La factura de la reparación no llegó a los 50 euros. 

De este consumismo y de que exista  gente caprichosa me alegro yo y mi fagocitador instinto, pero da cierta pena ver en lo que nos hemos convertido.  Es algo que no ocurre en los paises pobres, en Cuba un coche aguanta 50 y hasta 60 años. Un televisor en áfrica ni te cuento, los veías desmontados por todas partes, uniendo piezas de uno con otro, porque un televisor sano es un partido de futbol europeo alrededor del cual se reuniran unas 15 o 20 personas, aunque sea de 15 pulgadas.

Como la productora del señor Morrison no deja insertar videos suyos, que más les dará, si los puedo ver en youtube, cuelgo el de Marvin Gayes y ojito no perderse la versión de los geniales Auseron Brothers de " target="_blank">Las Malas lenguas.

 

Singapore

Para Kenia y Cris, porque hecho de menos el Pho Bo.

Letra:

We sail tonight for Singapore, we’re all as mad as hatters here
I’ve fallen for a tawny Moor, took off to the land of Nod
Drank with all the Chinamen, walked the sewers of Paris
I danced along a colored wind, dangled from a rope of sand
You must say goodbye to me

We sail tonight for Singapore, don’t fall asleep while you’re ashore
Cross your heart and hope to die when you hear the children cry
Let marrow bone and cleaver choose while making feet for children shoes
Through the alley, back from hell, when you hear that steeple bell
You must say goodbye to me

Wipe him down with gasoline ’til his arms are hard and mean
From now on boys this iron boat’s your home
So heave away, boys

We sail tonight for Singapore, take your blankets from the floor
Wash your mouth out by the door, the whole town’s made of iron ore
Every witness turns to steam, they all become Italian dreams
Fill your pockets up with earth, get yourself a dollar’s worth
Away boys, away boys, heave away

The captain is a one-armed dwarf, he’s throwing dice along the wharf
In the land of the blind the one-eyed man is king, so take this ring

We sail tonight for Singapore, we’re all as mad as hatters here
I’ve fallen for a tawny Moor, took off to the land of Nod
Drank with all the Chinamen, walked the sewers of Paris
I drank along a colored wind, I dangled from a rope of sand
You must say goodbye to me

Tom Waits.

En cristiano.

Lucia

El viernes pasado a las 4:00 Am me llegó el siguiente sms: "Siento las horas, pero quería que fueras el primero en saberlo, mañana cuando despiertes veras el mismo sol que los ojos de Lucia".

Lucia es la hija de Guillermo, uno de mis mejores amigos y nació el viernes a las 8:00 am. Después de 9 meses de recordarle a Guillermo que su vida se había acabado, que esta era la última partida al FIFA que jugabamos a la play, la última cerveza que te vas a beber a las 5 de la mañana, el último ascenso a primera división (muy triste) que celebramos. Ya que ahora el centro de su universo va a ser una cuna. Yo creo que este padrinazgo que me ha dado se debe a que confía en que dentro de 20 años yo siga crapuleando en los bares y cuide de ella.

Tres turolenses en vietnam. los templos de Angkor

Angkor es un lugar mágico. Pese a los cientos de turistas que lo visitan, uno siente cierta congoja recorriendo los 35 kilometros cuadrados de su interior, algo parecido a lo que se narra en el síndrome de Sthendal.

Llegamos a Ankgor Wat a las 5 de la mañana, después de que el moto-taxi que acordáramos horas antes, al llegar a Shim reap, nos recogiera a las 4 y media. Cuando llego salgo corriendo y atravieso en solitario y a oscuras el interior del templo de Ankgor Wat. Todavía, viéndolo después a la luz del día, no se como no me mate en uno de los múltiples fosos y escaleras que tiene. Al llegar al otro lado descubro, horrores, que me he equivocado, desde ahí no podré tomar ni una sola foto del conjunto, el lago que yo suponía debía estar ahí estaba al otro lado y en la oscuridad de la noche pase junto a él corriendo sin darme cuenta. Pienso que hacer 30 días con un trípode a la espalda y no poder hacer la foto por gilipollas va a ser algo de lo que más de uno estará riéndose de mi un tiempo. Así que salgo de nuevo corriendo y atravieso el gigantesco templo por segunda vez, en él los primeros rayos del alba empiezan a incidir dentro formando extrañas y hermosas formas de colores ocres. Una sensación infantil me recorre corriendo en solitario por el interior de uno de los templos con los que uno soñaba en tardes de aventuras. Cuando llego al otro lado, del que nunca debí marchar, la hora mágica de luz casi ha terminado y cientos de personas observan el amanecer desde la orilla del lago y se sorprenden cuando un individuo de dos metros aparece con un trípode por la puerta principal corriendo como un rayo y con la camiseta empapada en sudor dirigiéndose hacia ellos.

Finalmente pude hacer unas 6 o 7 tomas antes de que la hora azul desapareciera y la luz se adueñara de todos los rincones. Pensándolo después creo que podría haberme conformado con una de los millones de fotos que hay del mismo lugar en distintos amaneceres y haber recorrido con calma y en solitario el interior del templo.

 

Tres turolenses en Vietnam. De Dalat a Camboya pasando por el Mekong

 

Llevo varios días sin escribir, desde la ultima vez han pasado muchos Km. y unas cuantas noches de autobús. Como conté estábamos en Dalat,. pueblo montañoso, rodeado de cascadas y montes donde se cultivan frutas y flores y en el que hace bastante frío. Allí alquilamos unas motos para visitar un poblado de la etnia Lat y posteriormente dar un paseo hasta una cima volcánica, imposible. A los veinte minutos nos encontramos con la familia de vietnamitas que nos invita a comer, a comer mucho, a cantar y a beber, irremediablemente, licor de arroz. Por cierto, que no lo conté, pero en el descenso desde Lat hasta Dalat, tras la fiesta campestre, me cobré mi primera victima con la motocicleta, atropellé a una gallina. Por la noche fuimos a nuestra primera y única discoteca vietnamita donde descubrimos varias cosas. El gin tonic vietnamita es infernal y da una resaca infernal elevado a ene. el sentido del ritmo solo pertenece a aquellas personas que nacieron en el trozo de tierra que va desde Tombuctú hasta Johannesburgo y por el ímpetu con el que intentaban sacarme a bailar, a las vietnamitas, sobre todo a las prostitutas, les resulto un tipo bastante atractivo.

Al día siguiente con las mismas motos, total vale un euro para todo el día, fuimos hasta el lago de Ankroet, el lago no tiene mucho misterio, pero confundimos el camino, por suerte, y acabamos en un río lleno de pozas y cascadas y saltos de agua, a pesar del frío, en cuanto asomo un rayo de sol me lance al agua. Cris incumplió su palabra de que si yo me metía ella también con vagas excusas de que no se ve el fondo, a saber lo que habrá, hace frío, etc. Al regreso paramos a comer en un puesto en el camino. Allí solo había dos platos: puerco espin y pollo. El pollo elegías cual y la señora lo cogía, lo mataba en el momento y lo cocinaba. Le pedimos que nos sacara unas brasas y una parrilla y nos lo hicimos así, el puercoespín esta rico, sabe a cerdo.

 Por la noche cogimos un autobús hacia Saigón, 7 horas por la peor carretera que he pisado en mi vida. De lejos el peor viaje de todos. Llegamos a Saigón a las 5 de la mañana y nos vamos al hotel donde dormimos la primera noche hace ya casi un mes. Nos queda el delta del Mekong y pasar a Camboya a ver los templos de Angkor y tenemos solo seis días. Las opciones que barajamos y nos ofrecen es hacer el delta del Mekong con una agencia en un día y al siguiente nos dejan en Phom Penh, Camboya. Es caro y además vemos que el circuito supone visitar 3 pueblos en un día separados en mas de siete horas de distancia el primero del último, además nuestra afinidad a los tours turísticos es poca así que decidimos liarnos la manta a la cabeza y hacerlo por nuestra cuenta.

En todos los sitios nos dicen que no es posible, que no hay autobuses locales, que solo con agencia, etc. Hasta que le pedimos a la dueña de nuestro hotel que por favor nos compre ella tres billetes para autobus local, no turístico, para ir hasta Chau Doc, la ultima población en el delta antes de Camboya. 

Salimos esa misma noche y llegamos a chau doc a las 4 de la mañana, no hay nadie, todo esta apagado y una señora duerme junto a su puesto callejero. Se despierta cuando nos sentamos en él y nos prepara unos cafés. Al cabo de una hora el día comienza a despuntar y nos acercamos hasta la rivera del río, no ha pasado ni un minuto cuando un pescador nos ofrece su barco para recorrerlo. Estamos solos, ni un turista,  negociamos dos horas de recorrido por dos euros por cabeza y comienza la aventura. Primero visitamos en solitario el mercado flotante, los primeros rayos de sol se comienzan a reflejar en las aguas del río mientras la gente intercambia sacos de piñas, mangos, bananas de una barca a otra. Luego navegamos entre los poblados sumergidos en el río, para terminar en unas casas en el centro del cauce. En ellas tienen cebados a los peces con pienso desde una pesquera en el interior de la barca. Luego pasamos a otra en la que están extrayendo los peces para pasarlos a un barco que los lleva a la venta. Los sacan con cestas entre dos personas, en total vemos como sacan mas de tres mil kilos de pescado. Continuamos el viaje, son las 9 de la mañana y llevamos una hora mas de la contratada, el sol comienza a ser de justicia y el poblado en el que estamos comienza, de repente a llenarse de turistas, están llegando los operadores turísticos, axial que le decimos a nuestro capitán que es suficiente, que regresamos a puerto, el camino de vuelta es completamente distinto, el sol es abrasador, el mercado ha desaparecido, apenas quedan unas pocas barcazas y el resto han sido sustituidas por barcos repletos de turistas que pasan en fila junto a las casas uno detrás de otro. Le damos una propina al capitán e intentamos la odisea de pasar a Camboya, aqui se frena todo, ya que descubrimos que el ultimo ferry partió hace una hora. Así que cogemos un hotel, dormimos hasta las tres de la tarde y al despertados contratamos una motos que nos lleven hasta la base del monte Sam, montaña de 213 metros de altura, es la única que se ve en todo el Mekong, sagrada para los budistas chinos de Vietnam, y cuya ascensión por un estrecho sendero esta repleta de templos y pagodas.

al día siguiente cogemos un ferry a las cinco de la mañana, tras cinco horas de navegación y una en otro barco donde debes sacarte el visado de Camboya llegamos a Phom Penh. nada mas bajar nos asedian los conductores de los infames tuk tuk, como íbamos prevenidos usamos la táctica de andar sin pararnos y meternos en el primer bar, allí ya nos dejan tranquilos y podemos decidir, no tenemos guía de Camboya, así que compramos una de las miles de la lonely planett que hay por las calles, que no son sino imitaciones de la original en ingles. nuestro plan es ir a Shimn rep, a los templos de Angkor y si puede ser hoy mejor, en todas las agencias nos dicen que no, que el ultimo autobús salio a las doce de la mañana, hasta que de casualidad Kenia entra en una y consigue un billete de autobús a las seis de la tarde, redondo, la cosa nos sale perfecta de tiempo, mañana vienes vemos por fin Angkor, llegaremos para ver el amanecer como habíamos planeado, llevo 30 días con un trípode manfrotto de 5 kilos en la mochila solo por hacer la foto del templo de Angkor wat al amanecer, y el sábado en contrarreloj debemos volver hacia Saigón, sin ninguna incidencia porque el lunes volamos para España. Alea jacta est.

*He cambiado el título porque desde el primer día se debió llamar asi, ya que son las aventuras y desventuras de los tres por el sudeste asiatico y tanto kenia, como Cris, como yo, somos de Teruel.

*Cuelgo el post desde Camboya, lo tenía medio escrito. hoy hemos visitado los templos de Angkor, desde las cuatro y media de la mañana, para ver amanecer, hasta el anochecer. Son impresionantes, pero eso es crónica para otro día.

Un Turolense en Vietnam. El licor de arroz.

Si un día decides que vas a subir andando hasta la cima de una montaña en vietnam, por hacer algo de deporte entre tanto placer gastronómico, y a mitad camino te encuentras con una ¿familia? de unos 20 vietnamitas haciendo picnic y te saludan efusivamente y te cogen de la mano, te llevan hasta el grupo, te sientan, te ponen un plato, te comienzan a dar comida entre todos, como si de un pollo indefenso en el nido se tratara y uno de ellos saca una garrafa de 5 litros de un liquido blanco, en ese momento, lo sabes, estas perdido, vas a acabar piojo perdido cantando el "Vietnam Ho chi min, vietnam Ho chi min" Al menos esta vez hubo un intercambio cultural y aprendieron a cantar una albada, a decir teruel existe y bailaron con Kenia la jota de los labradores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un Turolense en Vietnam, Los autobuses y la madre que los parió.

Coger un autobus en Vietnam es toda una experiencia religiosa. Lo es porque hasta un agnóstico, como yo, comienza a persignarse y a encomendarse a todo el santoral, a maria santisima y a rezar padres nuestros y avemarias con la esperanza de ya que todas las leyes físicas, de la razón, el sentido común y hasta la climatología van a estar en tu contra, al menos las divinas y las cábalas se alineen en tu bando y te permitan llegar a tu destino de una pieza y respirando.

Porque conducir en vietnam no atiende a ninguna norma conocida en occidente. No importa tu dirección para elegir indistintamente un carril u otro, el peralte te ira llevando suavemente de un lado a otro de los carriles. Tampoco se atiende mucho a la carretera, porque lo que conviene es ir enviando sms por el movil y si, por ejemplo, al llegar a un peaje todas las entradas de tu carril estan ocupadas, no importa. Te pones en dirección contraria y pagas en el carril contrario, pase lo que pase.

¿Cómo ha conseguido la ciencia evitar que toda la población vietnamita acabara extinguida entre los amasijos de un camión? Inventando el pito. Tocando el pito espasmódicamente un conductor de autobús adelantará, sin temor alguno, a un camión de doce ruedas, en una curva sin visibilidad subiendo un puerto de montaña, con un cortado de 200 metros a un lado, ¿quién dijo miedo?, el pito te salva de todos los males.

Los mejores son los pitos de advertencia, todos los transportes grandes lo tienen y se activan cuando dan marcha atrás. Pero lo que en España es un sonido estridente para avisar a las personas invidentes del peligro aquí no, aqui es "LA LAMBADA", y este es el motivo por el que aun no he visto ni un solo ciego en Vietnam.

Volviendo a los autobuses, la única manera de saber que uno ha llegado a su destino es en el momento en el que, tras un viaje de 14 horas sin detenerte y meándote como un bellaco, el conductor decide parar a comer, en el restaurante de su prima claro, en ese momento sabes que estas a tan solo 5km de tu destino.

En Dalat a 21 de noviembre, tras un viaje de 25 horas en autobus a un pueblo en las montañas que esta a tomar por el culo de cualquier parte.

Un Turolense en Vietnam. Playas de China y el traje a medida

Cuando era niño me encantaba la serie sobre la guerra de Vietnam "Playas de China", la enfermera pelirroja me volvia loco. Nunca supe porque TVE no la repuso y poca gente de mi entorno la recuerda. Hoy hemos paseado por aquellas playas donde discurría la acción de la serie. El mar estaba revuelto y se notaban en los caminos e infraviviendas de los arrabales la acción de los ultimos tifones. Eso es algo que llama la atención, el ministerio de Exteriores en su página web todavía advierte de que no se viaje a esta zona por la devastación que causó el Ketsana. Pero el rastro de él, como me temo que las mayores consecuencias, únicamente los percibes en la gente más pobre. Casuchas destrozadas, muros venidos abajo, caminos embarrados. En cambio en los hoteles residenciales a pie de playa, es sorprendente, es imposible atisbar ni un solo rastro del paso del huracan.

 

Hoi An, donde estoy ahora, es la ciudad más bonita de Vietnam. El centro historico de casitas bajas y antiguas recuerda a una vieja novela de aventuras y pasear por él de noche, cuando los portalones de madera de las casas han sido atrancados y las calles solo son iluminadas por algun farolillo de papel es imbuirse en el secular espiritu de estas calles.

 

Hoi An es además famoso por otras dos circunstancias a saber: sus sastres y sus cocineros. La cocina de Hoi An es la más exquisita del pais. Las Rosas Blancas, una lámina de arroz rellena de gambas que se sirve con una salsa de flores aromáticas, o el Cao Lau, tallarines secos con picatostes y cerdo, son dos de las especialidades de la ciudad. La otra son los sastres, toda la ciudad esta llena de ellos y por unos 40 euros uno puede confeccionarse a medida el último traje que llevo Brad Pitt en la entrega de los Oscar. Kenia y Cris se han hecho un par de vestidos y camisas. Yo una americana, dos chaquetas y una camisa, todo a medida por 80 euros el total. El traje no me lo hice porque no lo necesito, pero el precio era irrisorio.

Un Turolense en Vietnam.O de como no ver Hue.

Ayer llegamos a Hue, despues de 11 horas en un autobus sentado junto a un vietcong que debio pensar que yo era americano y para saldar cuentas por lo del agente naranja se paso toda la noche tirandose pedos.

Al llegar al hotel mi cuerpo dijo "hasta aqui hemos llegao, tronco" y mientras Kenia se duchaba Cris y yo caimos en brazos de morfeo. Yo estaba agotadisimo, llevamos 15 dias sin parar, de un sitio para otro y ayer ya no podia mas. Asi que cuando conseguimos despertarnos e ir a visitar la ciudadela el cansancio era tal que decidimos hacer lo que nos prometiamos que no hariamos en este viaje, alquilar un bici taxi. A punto estuve de dormirme en el, de modo que llegue a temer por un momento que igual me habia contagiado de malaria ya que no he hecho la profilaxis.

Hoy llueve sin parar y el viento agita las palmeras, asi que nos vamos sin conocer de Hue mas que su gastronomia, que junto a la de Hoi an dicen que es una de las mejores del pais y doy fe.

*La foto es del mercado de Bac Ba, porque ni siquiera he hecho fotos aqui.

*Gonzalo no puedo entrar al facebook por lo que no puedo enviarte ningun mensaje, pero que sepas que yo tambien te tengo en mis oraciones. Y por cierto, dile a Concha la sub, que deje de leer el blog de Ignacio Izquierdo, y lea el mio, que aunque mis fotos son peores  al menos a mi me conoce.

Un Turolense en Vietnam. Los medios de transporte

Esta manana, no hay enes sorry, teniamos previsto ir a Tom Toc a dar un paseo en barca, pero el taxista ha decidido que no, que mejor nos llevaba sin consultarnoslo a una pagoda a cinco km de alli. Cuando hemos pasado por tom toc hemos visto todo abarrotado de autobuses, asi que tampoco nos  ha importado mucho la pirula del taxista. La Pagoda era bonita estaba escavada en el interior de una cueva y Philp, un Gales al que no le pillamos una, y yo hemos aprovechado para subir un risco y ver las vistas. A la hora aquello se ha llenado de turistas, asi que hemos decidido pirarnos.

La idea era, en una zona llena de montanas, rios, lagos y gente con barca, las visitadisimas cuevas de tom toc no deben ser las unicas existentes habra que encontrarlas romerales. Y no, no lo son, al rato una senora se nos ha ofrecido a llevarnos en su barca a otras cuevas a las que no van turistas. Asi que por el modico precio de un euro por cabeza hemos navegado en barquito por un rio atravesando cuevas y aprendiendo canciones escolares vietnamitas con la senora: "Vietnam Ho chi min, Vietnam Ho chi min"

Al regresar, como el taxista se habia ido a hacer sus cosas y no teniamos medio de transporte los moto taxis que habia alli, y sabian que estabamos colgados, querian inflarnos el precio y como a cabezones no nos ganan hemos tirado andando, que al final dios siempre dispone. Y asi ha sido al km nos ha parado una camioneta que nos ha acercado a mitad de camino de Nin Bhin. 

Al Gales es imposible explicarle lo de Chufla, chufla que como no te apartes tu.

Un Turolense en Vietnam. Nin Bhin y el poquico de pan.

Nin Bhin es un pueblo anodino a mitad de camino entre Hanoi y Hue. Son pocos los que se alojan aquí, quizas no estaremos más de veinte en todo el pueblo. La mayoria de turistas vienen desde Hanoi y visitan las pagodas de Din tien Hoang y de Le Dai Hanh, abarrotadas de turistas, y se marchan el mismo día, en tan solo unas horas.

 

Pero la belleza de Nin Bhin no está en esos dos templos, sino en toda la naturaleza y paisajes que rodean a la ciudad. Si alguien, como yo, se imaginó Vietnam como un montón de montañas que salen de la tierra  llana, lagunas de nenúfares con hombres pescando dentro, arrozales con bueyes de agua y cientos de garcetas de color blanco sobrevolándolos y entre ellos mujeres con sombreros de caña sembrando arroz, Nin Bhin es su lugar.

 

Además hay otra cosa buena, los turistas no salen de esas dos pagodas, así que ver a tres turolenses, y a un galés que se nos unió ayer, montados en bicicleta perdiéndose entre los arrozales y cruzando sus pueblecitos por senderos es algo a lo que no estan acostumbrados, por lo que los niños salían a saludarnos, la gente nos paraba para preguntar, en el bar donde hemos parado a comer cabra frita con arroz y salsas los de la mesa de al lado, unos militares ancianos, nos han invitado a una botella de licor de avispas y cuando ya perdidos del todo no sabiamos por donde cruzar un rio, una anciana ha cogido su bote y nos ha cruzado a la otra orilla a nosotros cuatro y nuestras bicicletas.

 

Por supuesto que hemos llegado hasta las pagodas, pero no hemos estado más de 15 minutos, estaba abarrotada de autobuses, turistas y mujeres rodeándolos con su archirepetida frase "you buy some from me". Las pagodas turísticas son todas iguales, en ellas no se celebran cultos, estan llenas de occidentales y somos incapaces de comprender ni una sóla de las figuras que en ellas se representan. Sin embargo mientrás atravesábamos uno de los pueblos en bicicleta hemos visto una pagoda con un jardincillo en el que una veintena de ancianas repetia sin cesar mantras arrodilladas frente a un altar. Hemos entrado en silencio y una de ellas nos ha visto y nos ha invitado a unirnos y a colocar incienso a la figura que rezaban, que espero que no sea la de la fertilidad.

 

Otra de las cosas buenas de este pueblo, es que vivir en el hotel es estar como en casa de la familia, ya que debemos ser los primeros extranjeros que acoje, de hecho esta mañana el señor Xiu, que es el padre de la familia y fuma como un carretero me ha cocinado dos huevos fritos con una barra de pan para desayunar y ha puesto fin a la frase que más he repetido en cada comida durante los ultimos siete días: "un poquico de pan, mecagüendios"

Un Turolense en Vietnam. La bahia de Halong y el reparto de Scary Movie

Cuenta la leyenda que un dragón enorme descendio al mar para domesticar las corrientes marinas. Los enormes coletazos que lanzaba descerrajaron las montañas y abrieron grietas en éstas al tiempo que el nivel del agua subía hasta que sólo se vieron los picos más altos. Eso es Halong Bay, un espectáculo de más de tres mil montañas que emergen del agua, repletas de vegetación y  de misteriosas grutas que sirvieron antaño de cobijo para los piratas que surcaban este mar.

 

Nosotros,despues de llegar de Sapa a las 5 de la mañana en un tren nocturno, conseguimos un minibus turístico que nos transportará desde Hanoi hasta halong bay una dos horas más tarde. De modo que nos enlataron, y el concepto de enlatar es bastante benévolo, en un autobus repleto de joviales americanos. Estaba el reparto de Scary Movie al completo. Una castaña mona, que no paro de hablar durante todo el viaje, ella sola, con una voz chillona que resonaba en todo el autobús, era la protagonista del grupo, dirigía la atención de todos hacia ella porque no paro de darle a la húmeda con mucho y elocuente movimiento de manos a su vez, tres horas de infernal y monotono monólogo, y yo en cuclillas encima de mi asiento porque literalmente no me cabían las piernas en el supuesto hueco dedicado a ellas, lo único que quería era que Kenia me tradujera la frase "¿puedes hablar para tu amiga sin que te oigamos el resto del autobus?, ¡ZORRA!, el resto del reparto lo componían las dos amigas con pintas de inteligentes de la jefa, tonta pero mona, de las animadoras del equipo de futbol y para cumplir con todos los cliches dos tipos con cara de muy pocas luces y de gustarles el surf que subieron al autobus con una caja de cervezas. A ellos se les unió un tipo que era clavado al protagonista de "The day of the tentacle" (lo se, soy un frikie) y que tenía una voz que procedía directamente del averno que no paro de repetir que era profesor de la high school del condado de la madre que los parió a todos.Así que ante la perspectiva de pasar dos días navegando con la clase de repetidores del instituto de Conneticut yo me empezaba a poner cada vez de peor humor. Pero afortunadamente a la hora de embarcar todo cambió, el guia nos separó en dos barcos por continentesn y supongo que CI. En uno a los europeos, compuesto por 6 franceses, una sueca, una japo-americana, y aquí, chicos, ahuyo como un lobo al recordarla, tres neoyorkinos, que como todo el mundo sabe NYC no es america y nosotros tres. La bahia de halong es un sitio espectacular, todo mi malestar desapareció en cuanto el barco se adentró entre los acantilados que forman las montañas y navegando en solitario y en silencio vimos ponerse el sol entre las cumbres.

 

Ahora estoy en Nin Bhin, un pueblecito al sur de Hanoi. Tras otras tres horas de suplicio desde halong bay a hanoi en mini bus hemos conseguido plaza en otro autobus hacia aqui solo 20 minutos después de llegar a Hanoi. El conductor del bus, el señor Lee, muy vivo él, ha parado el autobús en otro pueblo llamado Tam toc, diciéndonos que aquello era Nin Bhin, evidentemente el autobus se ha parado frente al hotel de su prima, la señora Xiu. Afortunadamente yo estaba al loro de los carteles y tras discutir con él un buen rato al final ha echado marcha atrás y nos ha llevado a nuestro destino.Donde hemos conseguido un hotel por dos euros y un alquiler de bicicletas por 1 euro al día con las que mañana tenemos previsto recorrer los pueblos de la zona.

Un Turolense en Vietnam. El puerto de Tram Tom

Cuando uno no ha conducido nunca una motocicleta hacerlo por primera vez en Vietnam para coronar el espectacular puerto de montaña de tram Tom es una buena manera de cogerle el gustillo.

Tram Tom es el paso de montaña más alto de Vietnam, se encuentra en la cara norte del Fansipanm, que es con sus más de tres mil metros la montaña más alta de vietnam, en la carretera que va de Sapa a Lai Chau cercano a la frontera con Laos. Las vistas son espectaculares y el frio atroz. Ya que sapa, en la cara sur es la ciudad más fria de Vietrnam y Lai Chau, en la norte, la más cálida por lo que las corrientes de aire en el puerto harían las delicias de un directivo de Gamesa Eolica.

Y alli estabamos nosotros, con nuestras motos alquiladas por dos euros, con cara velocidad y yo con unos tres o cuatro mosquitos en cada ojo pasando frio y admirando las vistas.

Ahora estoy de nuevo en Hanoi, acabamos de llegar a las cinco de la mañana en un tren nocturno y a las ocho salimos para la bahia de Halong, afortunadamente nos han dejado ducharnos en un hotel por un euros por cabeza, porque la nochecita ha sido toledana en el vagón de tren.

pd: ¿dejará el real Zaragoza de amargarme el viaje? Acabo de leer que tambien hemos caido en la copa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un Turolense en Vietnam. O de como acabar borracho en la choza de un Hmong Negro en mitad de las montañas de Sapa

Hoy era el día previsto para realizar el trekking, de modo que a las ocho de la mañana salimos del hotel para andar unos 16 km hacia los pueblos de Ta Van y Lao Chai, que es donde viven los Hmong Negros y los Dzao Rojos.

Todo comienza según lo previsto. La puerta del hotel esta llena de mujeres de la etnia Hmong que esperan a los turistas y que se colocan al lado de ellos cuando comienza el trekking para acompañarlos todo el camino. La práctica les dice que el roce hace el cariño y que si acompañas durante 16 km a un turista al final algo caera y terminaran por comprarte la artesania que llevan.

Asi que como era de esperar dos chicas de la etnia Hmong se colocan junto a nosotros y muy tímidas y calladitas nos acompañan al inicio del camino. Camino que es en realidad una carretera estrecha por la que no paran de adelantarnos los minibuses atestados de turistas que no quieren andar y que van hasta los poblados pagando el vehiculo. A nuestra derecha un valle impresionante de arrozales, cabañas incrustadas en las laderas y caminitos solitarios. Asi que no queda otra que readaptar la situación, las muchachas nos van a acompañar sí o sí por el camino, pero ¿por qué hacerlo por dónde va todo el mundo? Asi que de nuevo sacamos el pictionary y al final conseguimos explicarles a las Hmong que es por allí por donde queremos ir. Nuestro trekking pues se ha desarrollado entre arrozales, rios, poblados solitarios nosotros cinco y una pareja de belgas que han visto el percal y han tirado detrás nuestro los primeros km.

Cuando llegamos al final del trekking en los poblados más de lo mismo.  Tiendas de souvenirs, hordas de turistas comiendo bistec con patatas en restaurantes mientras las mujeres de la etnia que los habían acompañado 16 km esperaban en la puerta. Asi que de nuevo pictionary fuera y les decimos  a  nuestras acompañantes que comemos en un local típico pero que ellas comen con nosotros. De repente, la mayor de ellas, que ya había perdido la timidez después de que les hubieramos comprado agua, invitado a comer de nuestra fruta, etc y que la verdad se la veía bastante feliz con nosotros. Nos dice que nos vayamos a su casa y que ella nos prepara la comida.

Más felliz que una lombriz   nos vamos siguiéndola entre arrozales y empinadas cuestas por la montaña por un sendero que nos lleva hasta tres cabañas rodeadas de bambús, huertos y cerdos vietnamitas. Cinco niños sucios, semidesnudos y llenos de mocos, nos observan tímidos desde la puerta, pero como habíamos previsto el asunto cuando nos dijo de comer en su casa  compramos en el poblado una bolsa de caramelos con lo que la timidez duro menos que la chuche.

La choza como cualquier choza pobre de un país pobre. Oscura, llena de humo, con un sólo habitáculo para dormir y cocinar. Pero como en cualquier choza pobre de cualquier país pobre, en cuanto atraviesas el umbral de la puerta la hospitalidad y el cariño hacia el invitado es la nota predominante.

Los niños y el marido se vuelcan en atendernos nientrás nuestra amiga recoge cosas del huerto y enciende brasas en un agujero en el interior de la choza para cocinar arroz, noodles, espinacas, huevos y tajadas de cerdo vietnamita.

El marido durante la comida no paraba de rellenarme un vaso de chupito de licor de arroz y brindis por aquí y brindis por allá, botella por aquí y botella por allá. Y una vez más se ha demostrado que el mundo se mueve gracias a las mujeres. Mientrás los dos mamarrachos hemos acabado abrazados (literalmente) dando un paseo por el huerto donde él me explicaba yo que sé sobre las espinacas y yo intentaba preguntarle si ordeñaban al cerdo vietnamita y si las tajadas que nos habíamos comido eran de la vaca. Las mujeres jugaban con los niños y compraban artesania. Compras que a estas alturas de la película ya daban igual y lo que importaba era devolverles con gratitud toda su hospitalidad.

Tocaba regresar a casa, pero eran 16 km cuesta arriba y yo no estaba para muchos trotes, así que nuestra amiga nos busca tres motos para que nos lleven  a Sapa. Mi fiel amigo aparece en escena, con su casco puesto y las llaves de su moto, dispuesto a que nuestra iniciada amistad no termine allí con sólo dos botellas de licor y nuestro romántico paseo entre arrozales. Yo, ya más sereno, y viendo los chisposos ojos de mi amigo, decido que prefiero jugarme la vida en moto con un anónimo borracho en lugar de con él, al que ya consideraba como mi hermano. (frase que además le repetí en varias ocasiones aunque él no entendiera ni para de ingles durante nuestrpo feliz hermanamiento entre pueblos) y le digo con señas que él a dormir. Cosa que le pone muy triste, para escarnio y risas de las mujeres de la casa, ya que se pone a hacer pucheros y se da media vuelta para su casa, algo que, no es coña, me ha roto el corazón, ya que me he sentido como un judas.

La vuelta ha sido en tres motos, Kenia ha convencido a su motorista para ser ella la que condujera y yo procuraba agarrarme bien a mi plateado corcel de 49 cc mientrás el aire de las montañas terminaba por evaporar todo el licor de arroz.

Escribo de nuevo desde Sapa, que es como Formigal o Astun para anglosajones. Las calles estan llenas de restaurantes en los que comer pizzas, bistec o patatas fritas y bares con atronadora música donde a estas horas los occidentales se emborrachan con cervezas europeas y son rodeados de adolescentes vietnamitas que quieren aprender ingles mientrás les venden algo de una marihuana insipida. Sentado en la terraza de mi habitación pienso que hay varios vietnam, aquel que no conocemos y nunca lo haremos desde nuestro modo de vida occidental y dos paises distintos para los turistas. Uno del que ya me habían hablado y siempre mal, el de las mafias de agencias de viaje, tours organizados, occidentales con dinero y vietnamitas necesitados que acosan y rodean a estos últimos que incautos creen estar viviendo una aventura por viajar en minibus de un poblado a otro y comer fish and chips en un restaurante mientrás un grupo de ancianas Dzao los espera en la puerta. El otro vietnam es más amable, de gente simpática y acogedora. Es el que nos encontramos ayer en el mercado de Bac Ca cuando fuimos los únicos que nos sentamos a comer entre pastores de las montañas que venian a vender el ganado y jovenes que escribian cartas de amor para dárselas a las madres de las muchachas en el mercado del amor, fue el que nos encontramos en el puesto de cerveza casera en Hanoi y es el pueblo hospitalario que hemos encontrado hoy. Pero para eso hay que buscarlo, así que si eres un desconocido que has escrito "vietnam blog" en el google y has llegado hasta aquí por que te vas de viaje, que sepas que aquí todo se puede hacer por tu cuenta, se puede prescindir totalmente de las agencias de viaje. Solo hay que sonreir, cargarse de paciencia y sentido del humor.

Pd: Guillermo en mitad de esta aventura de hoy y en la choza de nuestros anfitriones he conseguido tu arpa de boca.

Un Turolense en Vietnam. Las tribus del norte.

Ya estamos en Sapa, en la frontera con China,  rodeados de montañas, arrozales y parroquianos vestidos con sus trajes tradicionales: los Hmong flor y los Dzao rojos.

El día ha sido una completa aventura. Llegada a Lao Cai a las cinco de la mañana en un tren nocturno. Allí somos asaltados por los conductores de autobús, cansados y con sueño.

Cuatro euros por ir al mercado semanal de Bac Ca a 100 km de Lao Cai,  demasiado caro, pero no había fuerzas para discutir. En dicho mercado los Hamong Flor bajan de las montañas para vender y comprar animales y para que los adolescentes busquen pareja en el mercado del amor. Algo así como la caravana de Plan a lo vietnamita.

El mercado espectacular, ya ire colgando las fotos, nos habían avisado que llegáramos temprano que es cuando están los autóctonos haciendo sus tratos y ha sido un acierto, a las doce aquello lleno de turistas. Pues hale, vámonos para Sapa. Así que a buscar la manera de desfazer el entuerto. Al final en un pueblo en el que desconocen que hay un idioma llamado ingles terminamos jugando al pictionary y adivinando que debemos ponernos en la plaza del pueblo y cuando pase un autobús pararlo. Asi acabamos haciendo un recorrido de 100 km por dos euros en un autobús lleno de paisanos, sacos de cereal, un colchón, tres turolenses y dos americanos.

En Lao Cai, de repente nuestro autobus se cruza delante de otro, lo para y nos dice que ese va a Sapa, que subamos, así que coge los bultos, salta por encima los sacos y cambia de autobús. Como no había sitio me ponen con el conductor, del que compruebo que no tendrá ni 17 años y que se parece a Bruce Lee, y que además utiliza la misma técnica de conducir que en Hanoi, es decir lo de atender a la carretera está obsoleto, lo que hay que hacer es ir por el carril contrario mandando mensajes por el movil.

Afortunadamente ya estoy en Sapa, tomando una cerveza sentado en la espectacular terraza de la habitación del hotel, por la que he pagado cuatro euros, mirando a un valle plagado de arrozales. Es el mejor hotel hasta ahora, se nota que es temporada baja aquí.

Mañana trekking por la montaña y si lo conseguimos dormir en algún poblado.

Por cierto, que anoche mientras esperábamos el tren para Lao Cai cenando carne a la parrilla nos dimos cuenta que el Bo que pensábamos que nos estábamos comiendo no era Bo sino Thi, y el que quiera saber la diferencia solo tiene que pinchar en los enlaces. Solo diré que a uno de ellos si le tiras una pelota sale corriendo detrás de ella y tiene una digestión muy mala.

 

Pd:; Estoy colgando fotos del viaje en http:;//www.picheto.es no se como iran de color porque proceso en un netbook, pero por si quereís ver algo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres